Después de las consideraciones estéticas, pasemos al aspecto práctico! Los braseros ofrecen una multitud de formatos, materiales y colores y en cuanto a su uso, este sigue siendo bastante metódico. La “posición de sueño” es un sistema de apoyo efectivo. Para una comodidad que no sea ni demasiado firme ni demasiado suave, se utiliza en el asiento una espuma con una densidad de hasta 35 kg/m3. El respaldo generalmente tiene una densidad menor porque soporta menos peso. Para un confort más suave, la espuma se complementa a veces con una capa de plumas o fibras de poliéster como el Dacron.